Para muchos, tanto clientes finales como estilistas, el cubrimiento de cana es todo un suplicio porque existen mitos que lo hacen ver como algo más grande lo que en realidad es. Seguramente habrás escuchado adjetivos que acompañan a la cana, del tipo: ‘rebelde, gruesa, tupida, necia, saturada’… pero sabes qué, todo eso no es cierto y aquí te lo explicamos.

Lo primero que debemos entender es que la cana, en sí, es solo un cabello que, con el paso del tiempo, se queda sin pigmento. ¿De acuerdo? Perfecto, ahora bien, imagina que alguien te pide pintar una cebra de un solo color (ya sea solo blanco o solo negro) ¿crees que quedaría de un tono parejo? ¡Claro que no! Pues pasa lo mismo con el cabello canoso, y por eso, hay que darle un tratamiento especial.

Para comprender todo hay que saber que el cabello se compone de tres partes: cutícula, corteza y médula. Así, cuando el cabello pierde pigmento, busca la forma de defender a su corteza porque ésta queda más expuesta al perder esa coloración natural, por lo que creará una nueva capa de queratina entre la corteza y la cutícula, esa queratina se va a ir calcificando y esa es la razón por la cual el cabello canoso, da la apariencia de ser en su textura mucho más grueso. Ahora bien, dentro del cabello natural, contamos con dos pigmentos: rojo y amarillo, el primero que se va perdiendo es el rojo y después el amarillo. ¿Alguien te ha dicho que, aplicando peróxido sobre la cana, ésta se ablandará y posteriormente obtener un mejor teñido? No tiene mucha lógica si sabemos que el peróxido nos sirve para aclarar, ¿verdad?

El secreto está entonces en primero regresarle su color a la cana, ¿cómo? Aquí te va nuestro secreto más Küül. Lo primero es que apliques directamente sobre la cana de forma directa un tono dorado que no rebase la altura de los 8, porque a partir de los 9, resultan demasiado amarillos. Posteriormente, mezcla un 50% del tono deseado y otro 50% del tono natural. Por ejemplo, quieres un tono 5.45, aplica la mita de tono y la otra del 5.45

Déjalo actuar todo durante 45 minutos, enjuaga solo con agua y posteriormente, aplica un poco de nuestro tratamiento Reconstructor System, déjalo actuar 5 minutos y listo, enjuágalo.

Te garantizamos que el cubrimiento será total y la cana te dejará en paz hasta que el crecimiento vuelva a hacer de las suyas.

Si quieres saber más sobre éste y otros temas, checa todo lo que tenemos para ti en nuestras redes sociales, web y YouTube. Encuéntranos como Küül Latinoamérica.

Ver tutorial